¿Cómo ayudar a tu hijo adolescente entre 11 y 14 años?

Es fundamental fomentar la reflexión y el sentido crítico para que no acepte indiscriminadamente todo lo que se le propone y ofrece.
  • Conocer bien a cada adolescente: sus puntos fuertes, sus debilidades, sus amistades, los peligros de su entorno, su carácter, etc. El conocimiento, si no va acompañado del cariño, se convierte en una mirada fría insoportable.

  • Revelarle cómo es, qué le está ocurriendo y qué sentido tienen los cambios que está sufriendo en su aspecto físico, mental y afectivo. Que conozca sus posibilidades y limitaciones. Esta revelación debe comenzar antes de la pubertad.

  • Ayudarle a esclarecer qué es libertad. Ante la falta de autodominio y de voluntad, es aconsejable estimular dos virtudes humanas: la sobriedad y la fortaleza. La virtud de la sobriedad supone aprender a usar los sentidos, el tiempo y el dinero de acuerdo con criterios correctos; de este modo se contrarrestará la tendencia del púber a “pasarlo bien” en todas las situaciones y a utilizar como único o principal criterio de decisión el de “me apetece o no me apetece”. La virtud de la fortaleza debe ayudarle a resistir las molestias que encuentre y a vencer las dificultades sin desanimarse; para favorecer su desarrollo se deben proporcionar ocasiones en las que pueda hacer cosas con esfuerzo personal, y otras para que sepa aceptar las contrariedades que se presenten.

  • Fomentar la flexibilidad en las relaciones sociales. Habrá que explicarle que un comportamiento puede ser adecuado al estar con algunas personas, pero no al estar con otras.

  • Sugerir actividades que le permitan estar debidamente ocupado. Los padres deben crear un ambiente familiar, de exigencia, que facilite el desarrollo de las virtudes de la sobriedad, reciedumbre y fortaleza. Ello se traducirá en cuestiones muy concretas; hora fija para acostarse y levantarse; control de la televisión (tanto en tiempo como en tipo de programas); no dar a los hijos más dinero del razonable, que estén siempre ocupados, evitando los riesgos que se derivan de la ociosidad; que tengan y cumplan un horario de estudio personal; que practiquen algún deporte de forma habitual; que colaboren en algunas tareas familiares a través de encargos…

  • Guiarle en la tarea de defenderse de las influencias negativas del ambiente, especialmente las que se derivan de la manipulación publicitaria, y de conductas sexuales desordenadas. Es conveniente también proponer al púber pequeñas metas relacionadas con el dominio de los sentidos (por ejemplo, no mirarlo todo), el orden en su trabajo, la delicadeza en el trato, etc.

1 julio, 2017

0 responses on "¿Cómo ayudar a tu hijo adolescente entre 11 y 14 años?"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

top
Template Design © VibeThemes. All rights reserved.